Nuestros procesos a fondo: El ANODIZADO de ALUMINIO

El proceso de anodizado es un tratamiento superficial del aluminio que consiste en la formación de una capa de óxido de aluminio de forma controlada, mediante un proceso electrolítico, en el cual se hace pasar una corriente continua a través de la superficie del aluminio, comportándose este como ánodo en un medio ácido.
Con este proceso se consigue obtener una gran protección contra la corrosión y una alta resistencia a la abrasión superficial. Obteniéndose diferentes espesores en función del tiempo y la densidad de corriente que pasa a través de la superficie de aluminio.
El grosor final de esta capa dependerá de varios factores que intervienen en el proceso y que debemos controlar, como el electrolito, la corriente eléctrica que suministremos (en amperios) la temperatura del baño y la duración del tratamiento.
Aplicado al aluminio, tiene la ventaja de que nos permite tintar el metal durante el proceso de forma muy duradera, y consiguiendo una amplia variedad de terminaciones.
Gracias a la estructura porosa de esta capa anódica, nos permite obtener una amplia gama de coloración mediante procesos electrolíticos. Como pueden ser oro, burdeos, bronces, inox, negro, titanio, azul , verde…. Todos estos colores pueden a su vez presentar distintos acabados tras someter al perfil a tratamientos mecánicos en su superficie antes o después del proceso de anodizando, obteniendo así, acabados grata, granallado, lija, brillo, repulido o combinaciones de varios de estos.
Por todo esto el anodizado de aluminio es un proceso que aporta una resistencia y durabilidad extra a un material que ya de por si cuenta con muchas ventajas en sectores como la construcción o la automoción, dotándoles además como extra de gran variedad de acabados.

    Leave a Reply

    Your email address will not be published.*